1. Home
  2. Más
  3. deportes
  4. SERENA WILLIAMS. Tesón competitivo

SERENA WILLIAMS. Tesón competitivo

0
0

36 años, 23 títulos individuales de Grand Slam, un patrimonio para vivir mil vidas holgadamente… y una hija recién nacida. Sin duda, Serena Williams había conseguido prácticamente todo lo que un mortal pueda soñar jamás. Y después de 20 temporadas al más alto nivel, podía parar.

 

Serena Williams

 

Podía dejar descansar su tesón competitivo. Había luchado duro para llegar. Con apenas cuatro años, ya disputaba torneos infantiles, y a los 14 debutó como profesional. Muchas horas en la pista y en el gimnasio. Demasiados días fuera de casa, de hotel en hotel, de avión en avión. Se había acabado. Ahora podría dedicarse a su familia, a su hija Alexis Olympia, a jugar cuando le apeteciera y a recuperar el tiempo que el tenis le había robado de adolescente.

 

Nunca pensó en la retirada

Eso es lo que pensaron todos… menos ella. Serena nunca planteó retirarse a causa de la maternidad. Su hija fue solo un alto en el camino. Un respiro momentáneo. Un punto y seguido. No más. No se había dejado la vida para apearse en los 23 Grand Slam, a uno solo de los alcanzados por la australiana Margaret Court. Ella no estaba hecha para eso. No entraba dentro de su lógica competitiva. Una lógica que la había llevado a jugar y a ganar el Open de Australia estando embarazada de ocho semanas.

 

Serena nunca planteó retirarse a causa de la maternidad. Su hija fue solo un alto en el camino. Un respiro momentáneo. Un punto y seguido.

 

Los meses de gestación se le hicieron eternos. Williams quería volver a empuñar una raqueta cuanto antes. Tiempo después, su entrenador Patrick Mouratoglou lo contaba así en un documental emitido por Eurosport: «Recuerdo que estaba en Wimbledon y ella estaba en casa muy embarazada. Me llamó y me dijo: “¿Puedes organizarme un ‘sparring’ para septiembre, por favor?” Yo le respondí: “Serena, vas a dar a luz en septiembre”. Y ella me contestó: “Sí, y en cuanto dé a luz quiero comenzar mi entrenamiento”. Le respondí que los médicos no la dejarían y ella simplemente me respondió: “¡No me subestimen!”».

 

Un parto difícil

Serena tuvo un parto complicado: «Casi muero después de dar a luz a mi hija Olympia», llegó a decir. Luego tuvo que permanecer postrada en cama un mes y medio debido a diversas complicaciones posparto. Pero nada de todo ello quebrantó su voluntad. Meses más tarde volvió a pisar las canchas con la ambición y el hambre de victoria de siempre. Y hoy, a punto de cumplir los 40, aun se permite el lujo de llegar a las semifinales del Open de Australia 2021 rivalizando con jugadoras que no habían nacido cuando ella ya ganaba torneos de Grand Slam.